Exposición

Andrea Villalón

Problemas en el paraíso
Exposición

27 abr – 16 jun

Machete
Marker
Córdoba 25
Roma Norte
Watch
hoy abierto 10:00 18:00
Arrow
Map

Con una práctica artística que transita entre los medios de la pintura, fotografía, y la elaboración de vitrales, Andrea Villalón (Uruapan, 1995) ha desarrollado un lenguaje pictórico fuertemente arraigado en un ejercicio introspectivo y autobiográfico. Una meditación sobre el paso del tiempo atraviesa todo su trabajo: flores marchitas y velas consumidas que como un memento mori clásico recuerdan la fugacidad de la vida, momentos congelados de pequeñas tragedias domésticas en ventanas y copas de vidrio rotas con filos punzantes, una atención a los cambios corporales en el conteo de canas que aparecen al cepillar el cabello, y un pastel de cumpleaños en el que, en paralelo a otra pintura del 2019 con el mismo motivo, se inscribe su edad en el presente con una vela que es encendida por un rayo entre cielos nublados. Es en el juego de aquello que se devela, se oculta y se refracta, en el detalle agudizado de las texturas, y en las contraposiciones de los símbolos recurrentes, donde se percibe que el mundo representado por Villalón se acerca más a un plano onírico, disociado de aquello que debiera parecer familiar.

En gran parte influenciada por su relocalización al Reino Unido, esta serie evidencia una faceta melancólica de la artista, que con elementos siniestros, violencia contenida y humor nihilista, muestra las vicisitudes del día a día, y donde el marco de una cortina sobre una escena naturalista confirma la teatralidad del espectáculo que se desenvuelve frente a los ojos. Este es, un cuerpo de obra que no solamente refleja la experiencia personal de Villalón, sino que, en un contexto más amplio, retrata las impresiones de tener que crecer y navegar la vida adulta en un tiempo histórico donde la estabilidad y el sentido de seguridad prenden de un hilo, donde todas las expectativas sociales y aquellas rutinas que asociamos con una normalidad cada vez parecen más extrañas y distorsionadas.

— Fabiola Talavera