Exposición

Eugenio Echeverría

Antimonumento Crico
Exposición

17 nov – 14 ene

Almanaque
Marker
Calle Colima 101
Roma Norte
Watch
Con previa cita
Map

Almanaque-fotográfica se complace en invitarlo a Antimonumento Crico de Eugenio Echeverría (Barcelona), con la curaduría de Arturo Delgado (Ciudad de México), consistente en una experiencia inmersiva de Realidad Virtual (RV) dentro de un aparato expositivo.

El guión de Antimonumento Crico es la aproximación personal de Eugenio Echeverría en torno a la crisis del consumo de cristal en la comunidad de hombres gay y de hombres que tienen sexo con hombres, basada en su propia experiencia.

La experiencia, desarrollada durante más de un año en programas de RV y 3D no pretende un acercamiento académico ni historicista. Por el contrario, este proyecto artístico es una suma de reflexiones que Eugenio Echeverría plantea, basadas en su consumo de drogas por más de 25 años, que se entrelaza con su investigación como activista, curador y artista sobre sexodisidencias, VIH-Sida, y drogas, especialmente en el Centro Cultural Border que fundó en 2006 y que hoy es una agencia de activismo.

La experiencia se desarrolla en niveles interactivos, como un video-juego, y recorre ciertos ataques sistemáticos a los homosexuales, como la inquisición española, el holocausto nazi y la crisis del sida, hasta llegar a un viaje que correlaciona los sucesos con la actual epidemia de cristal, asociado al chemsex.

Antimonumento Crico cuestiona la relación entre la violencia sistémica sobre los cuerpos sexodisidentes, las adicciones y la construcción de identidad gay a través de vínculos sexo-afectivos. Mediante esta producción inmersiva el espectador experimentará una ficción 360o fascinante, reflexiva y perturbadora.

Accesible mediante visores de realidad virtual Oculus Quest II disponibles en sala, los visitantes también podrán disfrutar y adquirir una edición especial de obra fotográfica, pósters y prendas con imágenes extraídas de Antimonumento Crico.

Se trata de un proyecto al que se han sumado colaboradores, pues se presentó en el Tamayo, la Conferencia VIH- SIDA queer de la ONU y la Digital Art Fair Hong Kong y como todo el arte indepenCdriesntoteb,asleAsucsetnecnitoa solo y gracias a la prensa independiente, el público y los coleccionistas que mantienen vivo el arte contemporáneo en México. El programa de la exposición incluye una serie de pláticas y eventos especiales a lo largo de los 2 meses de duración de la muestra que concluye el sábado 14 de enero de 2023.

A veces me dan miedo los insultos, las palizas, el bullying, la exclusión, mi homofobia, la bipolaridad, matarme con las drogas, el aislamiento, envejecer solo... Me da miedo no reconocer la opresión en nuestra historia, olvidar que tras de mí existieron otros. Y cuando lo hago prefiero creerme que nuestra historia empieza con los movimientos de liberación gay de los 70’s y predicar el “love-is-love” pero no es real. Los homosexuales hemos pasado por la hoguera, fusilamientos, desapariciones forzadas, por la soga, campos de concentración, redadas policiales, terapias de conversión, cárceles, hospitales, pandemias y epidemias junkies. Nuestras luchas se remontan siglos atrás pero no hemos identificado con claridad el dolor de nuestros antepasados. Apenas podemos abrazar nuestras heridas recientes. El impacto de la crisis del sida en una generación de gays acosados por la muerte afectó nuestra manera de vivir el amor y la sexualidad. ¿Puede entenderse esto como un trauma colectivo? ¿Tiene relación con el actual consumo de cristal y las prácticas grupales de chemsex?

Empecé a drogarme a los 13 años y desde entonces no había vivido una crisis junkie tan compleja como la que estamos viviendo hoy la comunidad de hombres gay y bisexuales con el cristal. Me he encontrado en situaciones en las que me pregunto ¿qué estamos buscando más allá del fume, de la inyección, del sexo, del placer, del colocón? Y no hay respuesta, solo ideas que compartimos entre nosotros. Coincidimos en experiencias, procesos y búsquedas.

Estas experiencias en torno al uso del cristal, abren espacios disruptivos radicales y violentos, con un potencial de muerte tan bestia como de trascendencia y entendimiento. Si te quedas de más... te pudres. ¿Cómo salir? Paradójicamente, son espacios llenos de solidaridad y de intimidad. Son viajes complicados pero por cómo nos estamos drogando, lo que hacemos y con quienes lo hacemos me doy cuenta que su propósito no puede ser sólo individual, también es colectivo. No puede ser sólo lúdico, también es una búsqueda de lo trascendental.

Hay crisis que separan y otras que unen, y tras dos años compartiendo con otros cricos, otros artistas y activistas, me doy cuenta que esta es de las que unen. Habemos muchos que así lo estamos viviendo. Solo necesitábamos hablar y escuchar.

— Eugenio Echeverría