Exposición

Horacio Quiroz

Retinas de medusa
Exposición

22 sep – 12 nov
22 sep – 12 nov

Galería Enrique Guerrero
Marker
Calle General Juan Cano 103
San Miguel Chapultepec II Sección
Watch
hoy abierto 10:00 19:00
Arrow
Map

La Galería Enrique Guerrero presenta la exposición Retinas de medusa del artista Horacio Quiroz.

Se dice que Medusa era una mujer muy hermosa y por lo mismo, un macho frágil llamado Poseidón, abusó de ella en un templo sagrado. Atenea, celosa de ella, la castigó transformando su cabello a serpientes, y convirtiéndola así, en un monstruo capaz de convertir con su mirada a quien fuere en piedra. Esta leyenda como muchas otras han tomado forma a través de los siglos, esencialmente, gracias al pensamiento heteropatrialcal, a quien parece de lo más natural semejantes castigos inmerecidos. La piedra, un elemento fundacional de las culturas, es parte de las historias míticas de casi todas ellas. En el arte, ha tenido una historia que se remonta a los orígenes de la humanidad, desde el Hombre León de las culturas primitivas tallado en piedra, hasta la técnica litográfica de los grabadores alemanes. En la obra de Horacio Quiroz (Ciudad de México, 1987) lo pétreo se representa a través de la texturización y la aplicación del color en el lienzo. En su obra más reciente, se aleja de las imágenes realistas que conocíamos de su obra previa, a nuevas interpretaciones simbólicas basadas en mitos, los cuales son reintepretados desde otra óptica, menos heteropatriarcal, inclusiva y feminista, a través de la traslación de arquetipos formales al lienzo, experimentando con el accidente, en vez de la premeditación. En este panteón de escombros retoma a deidades que muestran la fragilidad de la sociedad contemporánea, aunque las representaciones rocosas se ven duras al mismo tiempo son flexibles, apela a una “antipintura” se comportan como entes orgánicos con la espontaneidad de usar espátulas, pinceles o con pasteles que funcionan como grafitis, que prevalece de su obra. Quiroz, siempre inquieto por experimentar con la forma, trabaja el óleo en formatos grandes, llenos de colorido, textura y accidentalidad, las imágenes en sus cuadros no son fácilmente reconocibles, exigen al espectador a buscar más allá de lo que percibimos, a tener varias relecturas y encontrar en el detalle de las mismas, indicios diferentes que flotan en un no-espacio conocido. La obra de Quiroz muestra un cambio significativo en un joven artista que explora nuevos caminos expresivos a través de la pintura, que le permiten escapar del dominio de la realidad y transportarnos al mundo de lo mítico y fundacional.

— Ximena Apisdorf y Luis Roiz