Exposición

Kanako Namura

How to Play in the Park
Exposición

23 nov – 21 ene

Galería Karen Huber
Marker
Avenida Bucareli 120, Planta alta
Juárez
Watch
hoy abierto 12:00 19:00
Arrow
Map

Galería Karen Huber presenta la exposición How to Play in the Park de Kanako Namura curada por Verónica Guerrero.

How to Play in the Park presenta una serie de dibujos que Kanako Namura realizó en base a la experimentación matérica para los cuales utiliza distintos tipos de papeles sobre los que dibuja formas a través de tintas de color y esponjas que previamente modela.

El título hace alusión a un cartel que la artista encontró en un parque de Oasaka (Japón), en este se enumeraban las distintas normas de juego que se debían seguir. Este momento detonó la reflexión en Namura sobre lo lúdico y las condiciones necesarias para que sea posible. Estas reflexiones las llevó a su propia práctica como artista. Namura sistematiza su pintura en una lógica que le ayuda a escoger un tipo de papel, un color de tinta y una forma de esponja. Esta sistematización conforma la idea final del dibujo que, sin embargo, debido a las contingencias propias de la materia y el tiempo, se vuelve otra imagen distinta. El tipo de papel, los componentes de la tinta, la cantidad de agua con la que fue disuelto el pigmento o, incluso, la presión aplicada en la esponja, generan variaciones incontrolables. El resultado final condensa ambas ideas: la idea de las reglas de un juego y la inevitable erosión de estas reglas en el propio quehacer de la acción.

Esta serie de dibujos se acompañan de piezas tridimensionales que a la artista realizó con materiales recolectados de las calles de la Ciudad de México. Estas esculturas aportan a la exposición una atmósfera lúdica que nos permite imaginar infinitas posibilidades en base a la modificación creativa de nuestro entorno. La decisión curatorial de pintar el piso de naranja y encerrar los dibujos en cajas de acrílico ensalza el ambiente recreativo y transforman la Sala de Proyectos en un colorido espacio de juegos que, sin embargo, nunca termina de abandonar la seriedad del cubo blanco.

— Verónica Guerrero