Exposición

Luis Gispert

Love Like Salt
Exposición

21 sep – 23 oct
Termina en 6 días

Morán Morán
Marker
Avenida Horacio 1022
Polanco III Sección
Watch
cerrado hoy
Arrow
Map

Morán Morán presenta la primera exposición de Luis Gispert en su ubicación de la Ciudad de México, titulada Love Like Salt. Con seis óleos sobre lino y una videoinstalación, el artista amplía el trabajo cinematográfico y fotográfico por el que es conocido. Las imágenes de Gispert se inclinan hacia lo teatral a través de su particular aproximación de revelar la iconografía cultural de manera vívida, casi futurista, a la vez seductora e incómoda. Cada obra de arte, independientemente del medio, es un capítulo visual que postula narrativas abiertas que resuenan como elegías de la cultura pop.

Love Like Salt emplea de manera provocativa un fuerte simbolismo que se suma a la escuela del realismo en la pintura, repleta de su propia historia. A través de las inquietantes representaciones de Gispert llega la connotación visual inherente que provoca la imagen de los barcos en el agua (viaje, incertidumbre y pasión por los viajes), temas de ruina, así como el idioma del barco hundiéndose. Indudablemente, estas pinturas sugieren una historia, pero de esta queda una buena medida a la imaginación mientras se observa la dramática destrucción o la lenta desaparición de diferentes tipos de barcos sucumbiendo a la naturaleza en distintas etapas. Sin embargo, a través de todo esto podemos contemplar estos momentos congelados a medio camino entre la mejor intención y el peor desenlace, cosa que nos deja preguntándonos qué significa todo esto, y también pensando en la exquisitez de la inevitabilidad suspendida.

— Morán Morán

Allegra Cordero di Montezemolo, directora de la galería, dará recorridos guiados el sábado 9 a las 2pm y los 16 y 23 de octubre a las 12pm. RSVP

Como especie, hemos llegado al punto en el que no podemos disfrutar de la naturaleza sin algún tipo de intervención. Difícilmente podemos experimentar el mundo natural sin una de nuestras creaciones humanas que nos transporte allí. Viajamos a lugares remotos en vehículos: bicicletas, motocicletas, automóviles, trenes, aviones y ahora naves espaciales. Es una paradoja: para recibir lo que nos ofrece la naturaleza, debemos confiar en las máquinas. Esta dependencia de las máquinas crea una tensión entre tener y dejar ir. Crea un deseo de reclamar la experiencia como propia. La verdad es que la propiedad no es posible. La tierra y el mar siempre recuperarán su territorio a través de procesos naturales, siendo las imágenes nuestra única forma duradera de conmemorar estos momentos: una pintura o una cámara preservando nuestros recuerdos. Estas obras capturan nuestro deseo equivocado de experimentar y poseer un pedazo de la naturaleza. Cuanto más avancemos y penetremos en el mundo natural, más retrocederá. Con el tiempo, nos daremos cuenta de que tenemos que rendirnos para recibir de verdad.

– Luis Gispert, Nueva York, 2021