Exposición

Mark Hagen

Terapia de color
Exposición

22 sep – 12 nov

Saenger Galería
Marker
Manuel Dublan 33
Tacubaya
Map

Saenger Galería presenta la primera exposición del artista Mark Hagen en la Ciudad de México, Terapia de Color.

Residente en Los Ángeles, California, Hagen es ahora representado por Saenger Galería.

Abarcando una amplia variedad de medios, como pintura, cerámica, escultura e instalación, la práctica de Hagen examina la relación entre sistemas, autodeterminación y expresión. Sus intereses incluyen los parámetros físicos, institucionales y discursivos del arte, los procesos de producción, trabajo artístico, espacio social y más ampliamente, la repetición, la acumulación y los límites de la percepción humana, entre otros.

Terapia de Color, toma su título de un capítulo de “La Enciclopedia de Problemas Mundiales y Potencial Humano”, una publicación iniciada en 1972 por la ONG Unión de Asociaciones Internacionales (UIA por sus siglas en inglés), que de manera ambiciosa, sistemática e ingeniosa intenta catalogar los problemas y males de la humanidad, así como los medios para aliviarlos. Desde 2016, Hagen ha titulado sus pinturas según los capítulos de su edición de 1994.

Al igual que en estas celosías, lo geométrico y la cuadrícula figuran en gran medida en el trabajo de Hagen, así como también sus muchas referencias al cuerpo, la corporeidad y las formas orgánicas que permiten ver su obra más allá de lo puramente formal o abstracto y, por lo tanto, aislado de otros campos de investigación.

Las pinturas y esculturas de cemento de Hagen también representan la tensión entre el determinismo y el libre albedrío. Por ejemplo, cuando se empujan masas de pintura y cemento en moldes y llegan a sus límites se convierten para el artista en un retrato mimético de la galería misma.

Las nuevas pinturas de Hagen continúan siendo una exploración continua de la pintura como imagen y objeto. Para esta serie, los moldes de silicón están hechos de varios artículos de uso diario, envases de productos de consumo, artículos de importancia personal (por ejemplo: un colchón para acampar) y otros artículos elegidos por su significado poético o simbólico.

El resultado es también la producción de objetos autorreflexivos cuyo moldeado repetitivo se refleja en sus formas, facetas y patrones. El uso de moldes, en efecto, da como resultado la creación de obras gestuales pero a la vez seriadas, discretas pero continuas, lineales y cíclicas, autónomas y sin embargo algo aparte de una totalidad que es para siempre “en potencia”.

Finalmente, los marcos característicos de Hagen se fabrican sumergiendo titanio en ácido fosfórico líquido (inexplicablemente presente en refrescos y colas) y luego aplicando electricidad a diferentes voltajes. Esto deposita capas microscópicas de cristales transparentes que se rompen en un arcoíris de colores sin colorantes ni pigmentos. Aquí, el artista le recuerda al espectador que su percepción visual está limitada al espectro visible y crea lo que el artista llama un memento mori de las limitaciones humanas y lo preestablecido biológicamente, creando un "marco" de referencia.

— Saenger Galería