Exposición

La casa de citas

Exposición

1 sep – 27 sep
1 sep – 27 sep

The Bob Space
Marker
Calle Artículo 123 123
Centro
Watch
hoy abierto 10:00 18:00
Arrow
Map

Almas voladas, cuerpos apropiados, vamos a hablar de aquellxs, que sean vivxs, muertxs, dislocadxs, erotizadxs, fabricadxs o inventadxs. Entramos en la intimidad de “la casa de citas” donde afirman sus comprometidas tendencias. Es una deconstrucción de sentimientos, los espíritus se desnudan y bailan, cual el famoso deshoje de cabaret donde la acción de quitar devela. Daphne Lyon con su obra monumental, un velo de seis metros, planta la galaxia versátil en la cual nos vamos a dejar fluir. Buceamos en un ambiente acogedor, el patio deja la luz natural habitar el espacio, esta luz difuminada revela suavemente las líneas y sombras de las obras, revelando sus generosas curvas. Maria Cerdá Acebrón bronceó hasta rostizar la piel del papel, registro de un antes y de un después, entre vida y muerte. Oscilamos entre antónimos, uno llamando al otro. El duo Hasanlu Armastajad (Hasanlu Amantes) —compuesto por Merike Estna y Jaime Lobato Cardoso— gravan piedras donde el tiempo no tiene más medida, la tumba deviene una alegría al futuro, un pasaje a lo siguiente. Esos portales nos hacen pasar a mundos del más allá. Estamos en tierra desconocida.  Los paisajes entrelazados de Olga Cerksova hechos de raíces, válvulas y volcanes, espejismos donde las líneas confunden nuestra mirada. Los cuerpos pastelosos de Gwladys Alonzo se paran firmes. Ana Segovia con una cena obscura, deja humanoides discutir. La escenarista Fabiola Torres-Algaza enmarca y nota la sutileza de que no todo diálogo acaba en un acuerdo. Este buceo no te dejará impasible cual una piedra de mármol. 

¡Ojo!  ¡Mucho ojo! Lucía Vidales los saco de los cuerpos de ocupantes indefinidos, en pinturas carnales. El arte de cortar, aquí, nadie le tiene miedo. Las divas de Lucile Littot pierden como siempre la cabeza. Reneta Peirera Lima se desmembró y nuestros pies acaban en su boca. Carlos Rodríguez nos ofrece más dulces para ponernos abajo del diente. Bastón de caramelo volátil u ola mecánica, Martin Levêque hace girar las líneas en una música robótica. Se suben las borrascas, Fernanda Barreto nos lleva como los vientos a través de códigos propios. Bernardita Bertelsenle da brillo al plástico mientras el planeta lo regurgita. Las fábulas políticas de Mateo Pizzaro se cumplen mediante dibujos obsesivos. El trauma social nos eructa a la cara, Adela Goldbard arranca la pared, casi explota la casa, llegamos al límite del descontrol.

Una casa nunca es tranquila...

— The Bob Space

Haz tu cita escribiendo aquí.