↓
 ↓
Allan Villavicencio

Allan Villavicencio

No hay un centro, sólo dar la vuelta

Exposición

-> 8 feb – 2 mar

Galería Karen Huber | Museo Experimental El Eco

hoy abierto 11:00AM 7:00PM

Galería Karen Huber y el Museo Experimental El Eco presentan la exposición individual No hay un centro, sólo dar la vuelta de Allan Villavicencio en la sala Daniel Mont.

¿Qué hace que un horizonte forme un volúmen? Esta interrogante, en lacual se centra la práctica pictórica de Villavicencio, sirve como punto departida para una exposición que va más allá de las fronteras del lienzopara formar parte del tejido del plano arquitectónico que diseñó Matías Goeritz.

Para esta muestra Villavicencio encuentra su fuente de inspiración enla figura de la espiral que aparece en el manga Uzumaki. Este elemen-to geométrico, símbolo del eterno retorno, de la fuerza inagotable deluniverso, y de la constante expansión del espacio-tiempo termina poreliminar al pueblo de Kurouzu (una pequeña aldea japonesa) por mediode una maldición que convierte tanto a las personas como al pueblomismo en elementos centrípetos.

La espiral se erige como hilo conductor entre el lienzo y el espacio queteje la narrativa de la sala. La dinámica relación entre dimensión y unapaleta, que remite a la toxicidad de los atardeceres citadinos o a char-cos tornasol, ahondan el vínculo entre la visión y el espacio como pilarepicentral de la exposición, que no solo busca ser vista, sino también serexperimentada, sumergiendo al espectador en una conexión profundacon la arquitectura del museo.

La intervención del espacio físico aunada a la utilización de perspecti-vas desdobladas que sirven para interrogar la virtualidad de los sitiosque albergamos es una constante en el trabajo de Villavicencio. En sumuestraPieles ciegas(2021, Galería Karen Huber, CDMX) el artista creóun “paisaje residual” (paisaje-fragmentado) por medio de la disposiciónde planos y volúmenes colocados estratégicamente en el espacio paraemular reminiscencias de su entorno cotidiano. Tanto motivos como fi-guras aparecían y desaparecían a través de mutaciones y gradacionessucesivas en un proceso de composición pictórico que extiende sus residuos en la galería.

No hay un centro, solo dar la vuelta desafía la forma en la que observamos nuestros ámbitos cotidianos para generar narrativas que presen-tan a la pintura como un elemento vivo que responde y se adapta asu contexto. Este juego de percepción, se encuentra respaldado por laintervención previa,Transcapes(2020, Academia 14, Ciudad de México)donde las características del espacio han sido abordadas a partir de latensión entre dos muros principales, unidos por desgarros laterales y ecos cromáticos en la viguería que los une. Ambas expresiones artísticas, si bien únicas en su ejecución, comparten la capacidad de redefinirel espacio.

Villavicencio ha dedicado sus esfuerzos artísticos a proponer una activación de la pintura, liberándola de los confines del muro para enaltecersu calidad como materia, que se repliega sobre sí misma para abrirse aun diálogo dinámico. En el viaje en espiral por la axonometría de la sala, se revela el eco de la pintura que busca trascender sus límites como undesafío que invita a explorar nuevas fronteras que redefinen la interacción entre la obra y el entorno urbano.

Allan Villavicencio es beneficiario del Sistema Nacional de Creadores deArte otorgado por el FONCA. Recibió la Mención Honorífica en la XVIIIBienal de Pintura Rufino Tamayo en 2018 (Museo Tamayo, Ciudad deMéxico) y fue beneficiario de la beca de Jóvenes Creadores otorgada porel FONCA en tres ocasiones.

Al comienzo de 2023, Villavicencio inauguró una exposición individualen Galerie Mitterrand en París y formó parte de la exposición colectivaEverything here is volcanicen Friedman Benda, (NY, USA). Ha realizadovarias residencias, incluyendo Cité des Arts (París, FR) y Casa Wabi (MX).Su obra ha sido expuesta en instituciones como Museo Tamayo, Museode Arte Carrillo Gil, Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca, Museode Arte de Sonora, entre otros.

— Galería Karen Huber