Exposición

Carlos Cruz-Diez

Color y línea en movimiento
Exposición

12 may – 9 jul
Termina en 8 días

Galería RGR
Marker
Calle General Antonio León 48
San Miguel Chapultepec II Sección
Watch
hoy abierto 10:30 16:30
Arrow
Map

La Galería RGR se enorgullece de presentar Color y línea en movimiento, la segunda exposición individual de Carlos Cruz-Diez en la galería. La experiencia del arte óptico y cinético de Carlos Cruz-Diez puede describirse como color autónomo que funciona como una realidad emocional y alternativa. Nacido en Caracas, Venezuela, en 1923, Cruz-Diez se formó en educación artística y artes manuales en la Escuela de Artes Plásticas, trabajando posteriormente como director para una agencia de publicidad y como ilustrador comercial. En 1955, el artista se muda a Barcelona, España. Durante un viaje a París el mismo año tuvo contacto con la abstracción geométrica, un movimiento que en última instancia influyó en su trabajo posterior. A lo largo de la trayectoria de Cruz-Diez, los resultados de su visión han evolucionado constantemente a través de su investigación persistente sobre cómo crear un arte dinámico que se mantiene independientemente de las herramientas referenciales precedentes. Cruz-Diez falleció en París en 2019 dejando un legado profundamente enraizado en el arte de Venezuela y Francia, países que alimentaron su espíritu creativo.

La exposición en Galería RGR presenta múltiples obras creadas en el estudio del artista en la Ciudad de Panamá, Panamá, entre 2010 y 2018. Las Fisicromías fueron la culminación de los experimentos con color que comenzó al principio de su carrera. La primer Fisicromía fue creada en 1959 y continuaron durante más de seis décadas. El uso inicial de Cruz-Diez de cartones multicolores y, posteriormente, de acrílicos o PVC colocados sobre planos pintados formando configuraciones geométricas, evolucionó con el tiempo, adaptándose a nuevas tecnologías y materiales. Representan la maduración de sus investigaciones sobre el color. Además, fueron fundamentales para generar un léxico propio en sus creaciones y permitieron nuevas formulaciones ópticas en series posteriores.

En Color Aditivo, la proximidad de dos líneas verticales de color produce el efecto óptico de una línea más obscura que las separa. Mientras trabajaba en un Color Aditivo, Cruz-Diez superpuso una hoja de plástico con un patrón de líneas similar. Esta inesperada interferencia generó un color nuevo completamente independiente, resultando en la denominada Cromointerferencia. El proceso reductivo de Cruz-Diez abrió la posibilidad a composiciones infinitas, las cuales extrajo constantemente durante su larga y productiva carrera. En el proceso, la relación entre espectador y objeto -muy importante en el arte cinético- se volvió intrínsecamente ligada al entendimiento y disfrute de su arte. No nos quedamos quietos ante una obra de Cruz-Diez. Para experimentarla plenamente, debemos caminar de un lado a otro. El movimiento lineal activa las transformaciones de colores y formas haciéndonos participantes indispensables de su creación.

— Alma Ruiz