↓
 ↓
Matthias Shaareman

Matthias Shaareman

Brick, window, paper

Exposición

-> 6 feb – 6 abr

Arróniz

hoy abierto 10:00AM 7:00PM

Arróniz presenta la exposición Brick, window, paper de Matthias Shaareman.

Matthias Schaareman (1986, Arnhem) crea pinturas sobre papel en las que se investiga la tensión entre el espacio bidimensional y tridimensional. Las formas de sus obras remiten a muebles del hogar, teatros, patrimonio industrial y adornos de casas antiguas. Le inspiran los patrones y formas decorativos que se utilizan en las miniaturas árabes y los grabados en madera japoneses. Estos elementos se utilizan por la precisión con la que fueron realizados y porque ambas formas de arte crean muchas veces, por desconocimiento de las perspectivas y la espacialidad, la obra que Schaareman busca. En los espacios planos o vistas de sus obras, los elementos especiales se ordenan y se juega con ellos a modo de collage hasta que todas las partes separadas se unen de la manera correcta.

Las formas en las obras de Schaareman siempre poseen cierta abstracción. El origen y el contexto a partir del cual se crean estas formas aún son visibles, pero el artista se permite construirlas, pulirlas y descomponerlas nuevamente para darles una forma más autónoma.

Un aspecto importante en las obras son los patrones gráficos y decorativos recurrentes. Estos patrones a veces actúan como fondo, pero a menudo se convierten en parte de los espacios que sugiere Schaareman. Estos diseños no son simplemente decorativos. También investiga sus significados narrativos y espaciales.

La obra de Schaareman a menudo se crea sin una idea preconcebida. El ángulo del alféizar de una ventana, un color recién descubierto o un patrón en una tela pueden ser motivos para empezar a pintar. A veces se necesitan meses o incluso varios años para completar una obra porque un elemento que resulta necesario para terminar la obra sólo se encuentra más tarde o porque el artista necesita un momento de coraje para dar los pasos finales. El proceso de pintar siempre es visible en las capas de pintura que se acumulan y eliminan una y otra vez. Además, las construcciones gráficas que se utilizan para crear los patrones decorativos aún son visibles una vez finalizada la obra. Esto carga las obras con su propia historia y presencia.

— Arróniz